¿Por dónde le entra el agua al coco?

La respuesta a esta pregunta puede ser muy sencilla, aunque muchos de nosotros nos hayamos hecho esta interrogante en algún momento de nuestras vidas; e incluso en la actualidad aún generemos tal incógnita.

Asimismo, podemos preguntarnos antes que nada por qué los cocos tienen agua y de igual manera obtendríamos la respuesta. Podría ser como preguntarnos, quizás, por qué el mango tiene semilla, o por qué el aguacate tiene conchas de diversas tonalidades. En todo caso, antes de llegar a obtener esta respuesta, es necesario hacer de nuestro conocimiento otros tantos factores fundamentales del coco que nos llevará a una adecuada respuesta.

Para curiosos ¿Por dónde le entra el agua al coco?

Orígenes del coco

Según diversas fuentes, la palabra ‘coco’ procede del latín soccus que a su vez deviene del griego kokkos; lenguas en la que su significado está apegado a ‘grano’ o ‘semilla’. Se dice que el coco tiene como origen las costas del sur de la India, y del archipiélago malayo.

Como muchas otras frutas, costumbres y cultura en general, el coco viajó con todo el proceso migratorio por las costas, sobre todo a lugares con climas tropicales, el Caribe y gran parte del Occidente de África.

Se dice que uno de los primeros árboles de coco en sembrarse a Latinoamérica fue en Panamá y Costa Rica, dadas por los descubrimientos de Cristóbal Colón, en el que incluye a Santo Domingo, donde no existía ninguna plantación de coco hasta su llegada.

De esta forma, poco a poco se fue expandiendo, sobre todo en el Caribe. Dándose, además, un gran consumo desde la época colonial, sobre todo por los esclavos, quienes incluyeron al coco en su gastronomía. Tanto que hoy día no solo se ha globalizado, sino que forma parte de una importante dieta para muchos.

Partes del coco

El coco está formado por una capa externa sólida que protege, en principio, todo el fruto en sí mismo. Luego viene la capa fibrosa compuesta por los llamados ‘pelos’ del coco que forman, de igual manera, una capa protectora. De tal manera que, sabiendo lo grande de estos árboles, al caer no se perderá su fruto.

Si quitamos toda la fibra del coco, nos encontraremos con la concha y dentro de él, la pulpa del coco que será una de las partes más importantes para nosotros por tratarse de su fruto. Sin embargo, dentro de él, nos encontraremos con algo quizás igual o mejor que la pulpa: el agua del coco.

Partes del coco

¿Cómo partir un coco?

Cómo partir un coco puede ser una tarea bastante complicada, sin embargo existen diversas formas de realizarlo. Una de ellas es quitarle toda la capa fibrosa con un cuchillo grande y filoso hasta llegar a la concha y simplemente abrir unos orificios en la parte superior que estarán marcados de manera natural. Se extraerá el agua y luego se procederá a partirlo con el fin de extraer la pulpa.

Otra forma muy sencilla es guardar en el congelador nuestro coco y dejarlo allí toda una noche. Esto siempre que le hayamos quitado antes toda la capa fibrosa, aunque si lo hemos adquirido en el supermercado es muy probable que ya no la tenga.

Luego de ello, solo debemos golpearlo con la zona no filosa de un cuchillo grande. Vamos girando el coco mientras vamos dando algunos golpes y tendremos a éste con una ranura que pronto estará separado en dos. Una vez la concha se halla roto, notaremos que nos quedaremos con el agua de coco ya congelada.

¿Cómo tomarme el agua del coco sin partirlo?

Si además de tener la duda de por dónde le entra el agua al coco y a esto le sumamos la posibilidad de tomarnos el agua sin partirlo, estarás pensando que tal cosa es imposible. La verdad es que existen, aunque no lo creas, diversos tipos de cocos, y al menos uno de ellos produce, básicamente, solo agua.

Decimos básicamente porque a duras penas, la pulpa, es imperceptible y por lo tanto, no es consumible. En muchos pueblos donde existen plantaciones de coco es bastante común conseguir estos cocos, de los cuales podrás beber el agua directamente sin partirlo, únicamente le hacen un agujero por un costado y ya podremos consumir su agua.

¿Es mejor la cocada que el agua de coco?

La cocada es una de tantas presentaciones con las que se suele consumir el agua de coco y el fruto. Si bien ya el agua del coco por sí misma posee diversos nutrientes que aportan grandes beneficios a la salud, la cocada, por poseer parte de este fruto, también nos genera una gran satisfacción porque además, es delicioso.

¿Cómo se produce el agua del coco?

Ahora que sabemos cómo es y aún más cuáles son las partes de éste, es momento de saber cómo se produce el agua del coco..

¿Por dónde le entra el agua al coco? Para muchos puede ser una tonta pregunta, para otros bastante curiosa. Lo cierto es que no le entra de ninguna parte el agua al coco, se produce en sí mismo. Ésta, el agua, se va produciendo dentro del coco en aproximadamente seis meses.

El coco irá, poco a poco, creciendo, y junto a él la cantidad de agua que lleva dentro. Actuará como un filtrador natural del agua que se produce dentro de sí. El agua llegará al centro de esta fruta al pasar por múltiples fibras purificándola que da como resultado la exquisita agua que conocemos, y que además es natural y rica en vitaminas y minerales.

Propiedades del coco

El agua del coco no solo es refrescante; con la pulpa podemos realizar infinidades de preparaciones sobre todo cuando de repostería se trata; incluso para productos de limpieza corporal, para el cabello y otra gran cantidad de preparaciones.

El coco, así como el agua que contiene, posee muchas propiedades que son de gran beneficio para nuestra salud. Tiene un contenido alto de fibra, además de sus propiedades laxantes, puede ser de suma ayuda para bajar el contenido de colesterol y azúcar en la sangre.

Posee diversas vitaminas, como la C, E, B1 y B2. Así como algunos minerales tales como fósforo, potasio, hierro y calcio. Todo esto lo hace un fruto estupendo no solo para disfrutar su sabor, sino para favorecer a nuestra salud.

Beneficios del coco

Hidratante

Como hemos dicho con anterioridad, el agua de coco posee muchos minerales y vitaminas que favorecen a nuestra salud. Es, en particular, baja en azúcares y grasas; asimismo elimina la sed aporta grandes calorías a nuestro organismo. Es, por excelencia, el agua de coco, una bebida isotónica natural.

Antioxidante

El coco, al poseer compuestos minerales como el zinc y el selenio, funciona perfectamente como antioxidante; es justamente esta razón por la que existe una gran cantidad de productos cosméticos que lo contienen.

Desintoxicante

El coco, sobre todo su contenido líquido –el agua-, funciona perfectamente para realizar limpiezas internas en el organismo con tan solo consumirlo. Limpia el riñón; y además es idóneo para los pequeños de la casa gracias a que posee vitamina C, así como diversos minerales y azúcares naturales. Si, por otro lado, llegaras a tener algunos problemas de gases, con tomar agua de coco bastará para mejorarlo, incluso también funciona perfecto para vómitos y dificultades urinarias.

Para el corazón

El agua de coco es perfecta para disminuir los triglicéridos en caso de padecer de colesterol alto; de igual forma ayuda a la reducción de la presión arterial. Aunado a eso, posee propiedades que ayudan al control de los niveles de glucosa en la sangre.

Remineralizante

Ayuda a mejorar las funciones del corazón; pero además de esto también es beneficiosa para regular la tonicidad de los músculos.

Energético

Si eres de las personas que realizan ejercicios físicos, deportista o afín, tomar agua de coco puede ayudar mucho al organismo. Es también refrescante para días calurosos, asimismo podría realizar batidos con la pulpa del coco para ayudar a recuperar energías luego de un día agitado o después de ejercitarse.

Beneficios del agua de coco

Tenemos infinidades de recetas y esencias que podemos usar con él. Para sacar el mejor provecho de este fruto, mencionaremos tan solo algunas de las formas en las que podemos consumirlo y que es, asimismo, bastante común.

No solo trae beneficios al organismo sino también, tanto a la piel como al cabello. Otro detalle importante que daremos a conocer a continuación, es el aceite de coco tan nutritivo, como todo su fruto.

Leche de coco

La leche de coco no es algo que se dé naturalmente del fruto en sí mismo; se debe realizar una preparación previa a partir del fruto del coco. Aunque existan diversas maneras de realizarlo, lo importante son las bondades que nos ofrece esta excelente bebida.

Consumir leche de coco puede ayudar a proteger a nuestro cuerpo de posibles virus e infecciones. Efectivamente será bueno su consumo de manera moderada, no exceso, ya que el coco, además, contiene ácidos grasos saturados, aunque este se convierte en compuestos beneficiosos para nuestro organismo, no es apropiado exceder su consumo.

Aceite de coco

El aceite de coco trae muchos beneficios tanto a tu salud en general, como a la piel, al cabello, e incluso a los platos. Al igual que la leche de coco, se debe pasar por un proceso particular para extraer el aceite de éste. De esta forma podremos hacer uso de él para la gran cantidad de cosas para las que podrá funcionar.

Las propiedades del aceite de coco las podemos emplear para prevenir el acné, como tratamiento para resequedad del cuero cabelludo, o como mascarilla para el mismo, de igual forma para la prevención del envejecimiento, la resequedad en la piel, entre muchas otros efectos de igual forma maravillosas.

Asimismo, funciona el aceite de coco comestible para la realización de diversas preparaciones, e incluso como acompañamiento o aderezo de ensaladas. Uno de los más recomendados y usados es el aceite de coco orgánico extra virgen que podrás conseguirlo en supermercados.

Vinagre de coco

El vinagre de coco se extrae del agua del fruto; o de la savia de los cocoteros, ubicados en la parte alta de éstos, precisamente donde nacen los cocos y las flores. De igual forma aporta diversas vitaminas, aminoácidos y minerales al organismo.

En general, el vinagre de coco, entre otras tantas cosas, mantiene bajos los niveles de azúcar, por lo que es perfecto para personas que padezcan diabetes. Asimismo, es ideal para mejorar la digestión, e incluso para aliviar irritaciones estomacales, úlceras, infecciones, entre otras afecciones estomacales.

Se emplea también en una gran variedad de cosméticos, tanto para el rostro como para el cabello. Al igual que el aceite de coco también ayuda a prevenir el envejecimiento usándose como tónico capilar. Las ojeras también podrán reducirse con el empleo del vinagre de coco natural.

Como hemos visto, por dónde le entra el agua el coco es apenas una mínima curiosidad ya saldada para otras tantas respecto a este fruto. Ahora que tenemos no solo respuesta a esta interrogante, otras tantas en relación al coco nos podrán dirigir a un consumo mayor de éste.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí