“JAMÁS RENUNCIES A JESÚS”, LE DIJO A SU ESPOSA ANTES DE SER DECAPITADO

Según Christian Solidarity Worldwide (CSW), Kande Mudu, de 27 años, fue atacado y asesinado por un grupo de hombres armados en el distrito de Khunti en el estado indio de Jharkhand el 7 de junio. Se había convertido al cristianismo hace cuatro años.

La familia de Mudu era la única que profesaba el cristianismo en su pueblo. Y como tal, enfrentaron amenazas a sus vidas y sobrevivieron a un ataque violento en su hogar hace dos años. Mudu fue asesinado cuando un grupo armado irrumpió en su casa, entró por la puerta principal y lo atacó. Durante el brutal ataque, al joven creyente le cortaron la cabeza. 

Bindu Mudu, la esposa de Mudu, le dijo a CSW: “Después de escuchar a los hombres en la puerta principal, mi esposo sabía que nuestras vidas estaban en peligro y que esos hombres tenían malas intenciones”. Luego, según los informes, Mudu le dijo a su esposa que aunque lo mataran, ella “se mantuviera fuerte y nunca renunciara a su fe en Jesús”

Bindu Mudu y las dos hijas de la pareja lograron escapar de la aldea después del asesinato de Kande, ya que ninguno de sus vecinos iba a brindar refugio a una familia cristiana. La investigación policial sobre el asesinato de Mudu está en curso, pero hasta el momento ningún sospechoso fue arrestado por este crimen.

“Nuestras más profundas oraciones y condolencias a la esposa del Sr. Mudu, Bindu, y su familia por su pérdida. El Sr. Mudu fue asesinado por su fe. En CSW estamos cada vez más preocupados con el hostigamiento, la discriminación y el sufrimiento que enfrentan los cristianos en India, simplemente por ejercer su derecho a practicar una religión diferente de la mayoría de sus conciudadanos”, dijo la directora ejecutiva de CSW, Mervyn Thomas. 

“La constitución de India establece que ‘todos tienen el mismo derecho a la libertad de conciencia y el derecho a profesar, practicar y propagar libremente su religión. Esto debe abordarse con urgencia, e instamos a las autoridades de Jharkhand y al gobierno central a desarrollar un plan de acción. Los cristianos y otras minorías religiosas deben sentirse seguras, sin temor a la violencia o el acoso de ningún segmento de la comunidad”, concluyó Thomas.

Imagen: Cortesía de CSW

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí