“Fue a un profesor que mataron, graduado con honores, no fue a un loco”

David de los Santos trabajaba en un call center porque hablaba dos idiomas y de cuyo salario se pagó los estudios para graduarse de profesor de Educación Física en la Universidad Evangélica, título que logró “con honores”.

Así lo aseguró su amigo Lerian Alberto Contreras, quien conocía a David desde hace nueve años y reveló que el hoy occiso siempre le comentaba que no se iría del barrio sin antes construir la casa de su madre.

“Esta casa la hizo él para su madre, fue para lo único que le dio la vida, para cumplir ese sueño”, se lamentó.

David de los Santos residía en el sector Los Americanos del municipio Los Alcarrizos. Murió el pasado domingo, según el acta de defunción, por un “homicidio” y por un “trauma contuso craneoencefálico severo”, en el hospital Darío Contreras, centro donde fue trasladado del destacamento de Naco.

Su amigo explicó a los medios que De los Santos fue apresado porque “interactuó con una señora”, quien se “sintió amenazada”, en una plaza.

Aclaró que “él no agredió a nadie” y que por eso entiende que lo que haya pasado en la plaza no justifica que lo hayan matado.

Insistió que el joven de 24 años solo vivía para su gimnasio, el trabajo y la universidad, “esa era la vida de David”.

“Están cambiando la narrativa para decir que él era loco, es un profesor recién graduado, 24 años, esta casa la hizo él para su madre, fue para lo único que le dio la vida, para cumplir ese sueño. Fue a un profesor que mataron, graduado con honores, no fue a un loco”, afirmó.

Sobre el deceso, la Policía dice que los agentes de turno del destacamento explicaron que De los Santos comenzó en la madrugada a agredirse él mismo con los barrotes y con la pared de la celda, debido a una crisis emocional, razón por la que fue trasladado a un centro asistencial.

Para comentar selecciona la opción de Facebook