La pandemia deja más de cinco millones de muertos en el mundo

BALTIMORE.- La pandemia de coronavirus ha causado hasta la fecha más de cinco millones de muertos, con más de 246 millones de casos, según los datos publicados este lunes por la Universidad Johns Hopkins.

La cifra es casi con certeza inferior a la real debido a las limitaciones de pruebas diagnósticas y a que algunas personas murieron en casa sin recibir atención médica, especialmente en zonas pobres del mundo como India.

En los 22 meses desde el inicio de la pandemia, los focos de infección han ido cambiando y tiñendo de rojo diferentes partes del mapa.

El virus castiga ahora a Rusia, Ucrania y otras partes de Europa oriental, especialmente allí donde los rumores, la desinformación y la desconfianza hacia el gobierno han lastrado a las campañas de vacunación. En Ucrania, apenas el 17% de la población adulta está totalmente vacunada. En Armenia es apenas el 7%.

“Lo que es distintivo de esta pandemia es que golpea más duro a los países de muchos recursos”, señaló el doctor Wafaa El-Sadr, director de ICAP, un centro de salud global en la Universidad de Colombia. “Esa es la ironía del COVID-19”.

Los países ricos con esperanzas de vida más largas tienen una proporción mayor de personas ancianas, sobrevivientes de cáncer e internos de residencias de ancianos, todos especialmente vulnerables al virus, señaló El-Sadr.

Los países más pobres tienden a tener más proporción de niños, adolescentes y jóvenes adultos, que son menos propensos a enfermar de gravedad por el coronavirus.

Pese a un aterrador brote de la variante delta que tocó techo a principios de mayo, India tiene ahora una tasa diaria de muertes reportadas mucho menor que la de Rusia, Estados Unidos o Gran Bretaña, tres países más ricos, aunque sus cifras están envueltas en incertidumbre.

La aparente desconexión entre salud y riqueza es una paradoja que los expertos en enfermedades analizarán durante años. Pero el patrón que se ve a gran escala, al comparar países, es diferente del que se ve de cerca. Dentro de cada país rico, cuando se proyectan sobre el mapa las muertes e infecciones, los vecindarios más pobres son los más golpeados.

En Estados Unidos, por ejemplo, el COVID-19 se ha cobrado un precio desproporcionado sobre negros e hispanos, que son más propensos que los blancos a vivir en condiciones de pobreza y tienen menos acceso a atención médica.

“Cuando sacamos nuestros microscopios, vemos que dentro de los países, los más vulnerables son los que más han sufrido”, dijo Ko.

La riqueza también ha jugado un papel en la vacunación global, con acusaciones a los países ricos de que han acaparado los suministros. Estados Unidos y otros estados ya están administrando dosis de refuerzo, mientras que millones de africanos no han recibido ni una sola dosis, aunque los países ricos también envían cientos de millones de dosis al resto del mundo.

África sigue siendo la región menos vacunada, con menos de un 5% de la población de 1.300 millones de personas totalmente inmunizada.

“Este devastador hito nos recuerda que estamos fallando a buena parte del mundo”, dijo en un comunicado por escrito el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres. “Esto es una vergüenza global”.

La pandemia ha unido al planeta en el dolor y llevado a los sobrevivientes al límite.

jt/am

0 0 votes
Rating del articulo
guest
0 Commentarios
Inline Feedbacks
View all comments